Pensé que algo estaba mal en mí por no especializarme, hasta que entendí que ese era mi potencial

Cuando solo tenía 18 años con el carnet de conducir recién sacado, me compré un coche y un camión para trabajar en mi propio negocio. Mientras mis amigas empezaban la universidad yo estaba montando una churrería ambulante con la que gané mucho dinero y decidí dejar por puro aburrimiento.

Nunca fui de esas personas que se conformaban con el típico trabajo para toda la vida, más bien no me veía toda la vida haciendo nada. Con veinti-pocos años y solo 6 meses dentro de una empresa de fabricación de vidrios, ya era directora de operaciones.

Aunque parezca increíble, pocos después incluso tuve un restaurante propio y fui cantante en el conocido grupo musical “La Década Prodigiosa”, con el que conocí a muchos famosos, visité lugares de ensueño para muchos y aún así sentía que nada de aquello era tan mágico.

Me sentía “un culo inquieto” y mal por tener esa necesidad de probar cosas tan diferentes. No me daba cuenta de que…

Mi capacidad de aprendizaje más rápida de lo habitual siempre me ha permitido encontrar solución a casi cualquier cosa.

Aprender muy rápido es una característica que nos define a los multipotenciales (entre otras cosas que te describiré más adelante). Siempre fui una de esas personas despiertas, inquietas y capaz de aprender casi cualquier cosa que me generase interés.

Este aprendizaje de alta velocidad y mis ganas de crecer insaciables, han hecho que haya invertido siempre en mi formación sin descanso. En 2016 me dediqué incluso al desarrollo de páginas web en WordPress para emprendedores, un servicio que disfrutaba haciendo y con el que mis clientes estaban contentos.

Como siempre, una vez dominé más sobre el tema, decidí que necesitaba hacer otras cosas a parte de eso. Fui incluso presentadora de eventos y gestora de equipos dentro de la escuela de negocios Level Up, una experiencia que me abrió los ojos en muchas cosas relacionadas con el mundo empresarial, los equipos de trabajo y las frustraciones de los emprendedores.

Si pensabas que todo había terminado aquí, lo siento pero no fue así…

Poco después decidí retomar mi vida emprendedora a través de una nueva oportunidad de desarrollo, el mundo del “vídeo-marketing”. Aprendí todo lo que necesitaba para poder ofrecer estos servicios y de nuevo cambie por completo el enfoque de mi negocio. 

A estas alturas puede que pienses que nunca supe centrarme en algo concreto, pero lo que parece negativo inicialmente, me permite hoy en día ayudar a otros a impulsar sus negocios.

Ahora soy ese brazo ejecutor que domina distintas áreas que cualquier emprendedor online necesita.

Hoy por hoy puedo definirme como una mujer multipotencial, un término que caracteriza a aquellas personas que aprenden más rápido de lo normal, son expertos en desmembrar conceptos para encontrar su esencia y establecer conexiones con el resto de conocimientos que tienen en la cabeza.

Disfruto de enfrascarme en nuevas tareas y las veo como retos que superar. Subo a toda velocidad por las curvas del aprendizaje y una vez que domino un tema, lo sistematizo para tener todo bajo control.

Mi vida está dirigida por el aprendizaje en sí mismo y la búsqueda permanente de cómo mejorar la forma de hacer las cosas. Gracias a esto…

Puedo impulsar a otros emprendedores que necesitan tiempo para crear cosas nuevas y ser más visibles.

Ahora ya existe alguien capaz de ejecutar y supervisar todo aquello que necesitas delegar. Es el momento de centrarte en tu área de genialidad para crecer, ¿vas a seguir poniéndote excusas?

El tiempo que no inviertes en crecer pierdes dinero

Supera el miedo a delegar y crecer con un Project Manager en quién confiar
Ir arriba